Blog de Servicio Empleo

Faltas graves en el trabajo

Existen muchos aspectos a tener en cuenta en un puesto laboral. Uno de ellos es no incurrir en ningún tipo de falta, especialmente las graves, para no tener que decir adiós a nuestro trabajo. Ahora bien, ¿Cuáles son consideradas faltas graves?

Estas pueden variar según el convenio de nuestra empresa, pero por lo general, una de ellas puede ser la ausencia prolongada y sin justificación en nuestro puesto o bien la impuntualidad reiterada. No tener la suficiente puntualidad a la entrada y a la salida del trabajo cuando estas hayan supuesto más de 10 ocasiones en un periodo de seis meses o bien se hayan producido 20 faltas de puntualidad en un año. También es una falta muy grave no acudir al trabajo más de tres días seguidos en el periodo de un mes sin justificación.

El trabajador comete una falta muy grave cuando incurre en fraude, deslealtad o abuso de confianza dentro de sus cometidos laborales. Por otro lado, también lo son los hurtos a sus compañeros de trabajo o a la empresa en la cual trabaja.

Simular un accidente laboral o enfermedad es también motivo de ser penado con una falta grave cuando se aduce que estas se han producido en el horario laboral o esté desarrollando el trabajo por cuenta propia o por cuenta ajena. Además, se comete una falta muy grave cuando se realice cualquier actividad que prolongue la falta por accidente o enfermedad más allá del tiempo real de convalecencia.

También es considerado como falta muy grave abandonar el puesto de trabajo sin ningún tipo de causa justificada aunque esta sea por un breve tiempo de manera que se provoque un perjuicio a la empresa o a los compañeros de trabajo, sobre todo cuando este abandono ponga en peligro la seguridad o pueda provocar un accidente.

La embriaguez habitual en el trabajo, el quebrantamiento o la violación de secretos, la desobediencia a las órdenes e instrucciones de trabajo e incluso la falta de aseo y limpieza personal, entre otras, también son consideradas faltas graves.